Noticias unnamed (9)

Published on diciembre 26th, 2017 | by encuentro judicial

0

Cacería macrista

158 detenidos en una semana
La victoria de Cambiemos en las urnas reforzó la política represiva gubernamental. En medio de un clima de protesta y malestar social, las detenciones y persecuciones a las organizaciones políticas se volvieron moneda corriente.

Por Jorge Giordano. Foto de Gustavo Molfino

Luego de haber moldeado su discurso en torno al imaginario republicano del “diálogo y consenso” y y de salir victorioso de las elecciones legislativas, el Gobierno Nacional ha radicalizado su espíritu represivo. La ministra Patricia Bullrich aseguró que “es importante que nosotros como Estado tenemos el exclusivo monopolio de la fuerza y tenemos que ejercerlo”. La vicepresidenta Gabriela Michetti afirmó recientemente que “las fuerzas de seguridad actúan sacando a la gente como la tengan que sacar. Si no la pueden agarrar, viene el hidrante o sino balas de goma en la pierna, tenemos que dejarnos de embromar”. Este discurso de “país ordenado” es el que justificó, en tan sólo una semana, la detención de 158 personas.
El jueves 14 de diciembre, la primera marcha contra la Reforma Previsional impulsada por el macrismo dejó como saldo 44 detenidos, según reportó la periodista Irina Hauser en Página 12, además de múltiples heridos.  Posteriormente, el juez Claudio Bonadio dio la orden de realizar allanamientos en los hogares de los detenidos en busca de “pruebas”.
Las imágenes de la detención de Damiana Negrín, una trabajadora que no formaba parte de la protesta, se viralizaron rápidamente. “Me agarraron, me golpearon, me manosearon”, declaró la joven. Su declaración es fácilmente constatada por las imágenes tomadas en el momento de su detención, en el que se escuchan sus gritos advirtiendo “yo no hice nada”. Los incidentes cobraron tal magnitud que obligó el levantamiento de la sesión en la Cámara de Diputados.
El lunes 18 volvió a tratarse la Reforma Previsional en Diputados. La movilización que protestó contra el recorte a los jubilados fue aún más multitudinaria que la del jueves. Se registraron graves incidentes, con decenas de manifestantes y policías heridos, incluso de civil. Según informó la Policía de la Ciudad y denunció la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), se registraron al menos 70 detenidos.
Las imágenes de la represión fueron contundentes. Adultos mayores que se encontraban de pie sin realizar ninguna acción fueron gaseados y golpeados. Un joven fue atropellado por una moto de la Policía de la Ciudad, en medio de una cacería realizada para “limpiar” la zona. Los efectivos policiales ingresaron a edificios para llevarse detenidos “al voleo”. Varios de estos episodios constituyen también violencia de género, con detenidas que testimonian haber sido llamadas “putitas” o “yegua”. Eva Luna Lillo, apresada en esa jornada, detalló también que la Policía le preguntó si estaba afiliada a algún partido político, y que si mentía igual podían encontrar ese dato en una base.
La Comisión Interamericana de Derechos Humanos expresó preocupación por “la actuación de la fuerza policial y Gendarmería en rechazo a la Reforma Previsional”. La organización manifestó: “En democracia, los Estados deben actuar sobre la base de que una protesta no es una amenaza al orden público. Nos preocupa el uso inadecuado de la fuerza en protestas contra la Reforma Previsional”.
El miércoles 20 de diciembre ocurrió otra represión a gran escala, esta vez en Jujuy y bajo el gobierno de Gerardo Morales. Trabajadores del Ingenio La Esperanza se encontraban realizando un corte en la ruta nacional 34 en protesta por más de 300 despidos y la falta de pago de sueldos y aguinaldos. Además de registrarse decenas de heridos, según la fiscalía general de Jujuy 25 personas resultaron detenidas .
El mismo miércoles se difundieron imágenes de saqueos a un camión que transportaba lácteos y otro que llevaba ganado, y un intento de saqueo al hipermercado Walmart, en el partido de Luján. El secretario de Seguridad del municipio afirmó que se registraron 19 detenciones como producto de estos hechos.
En sumatoria, y en tan sólo dos semanas, el gobierno de la Alianza Cambiemos registró al menos 158 detenidos en medio de un clima de protestas y malestar creciente.
El gobierno más represivo desde la vuelta de la democracia
Estas “cacerías”, que recuerdan a las razzias de hace décadas, ya se hicieron presentes en la Marcha por el Día Internacional de la Mujer el 8 de Marzo, y en manifestaciones por la aparición con vida de Santiago Maldonado en septiembre. Luego de movilizaciones masivas, y ya en el momento de la desconcentración, las fuerzas de seguridad avanzan sobre las personas que aún se encuentran en las inmediaciones de la zona de la protesta. Allí es donde se registran muchas de las detenciones “al voleo” y las imágenes más cruentas de la represión policial. Estos hechos también conllevan la fuerte sospecha de la actuación de infiltrados de los servicios de inteligencia en la provocación de actos que derivan luego en situaciones de represión.
Según un relevamiento realizado por la CTA Autónoma y Liberpueblo, el número de detenidos en manifestaciones creció un 100%. Durante el 2016, el estudio registró al menos 269 detenciones. En lo que va del 2017, que aún no ha concluido, ese número aumentó 514, previo a la represión a la marcha contra la reforma previsional.
El informe anual de la organización CORREPI advierte sobre el gobierno más represivo desde la vuelta de la democracia en 1983. Según sus datos, se registraron 725 muertes a manos del Estado en menos de dos años de gestión de Mauricio Macri y Patricia Bullrich al mando de las fuerzas de seguridad. “Más de un asesinato por día”, puntualizan.
Las muertes de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel en contextos de represión hicieron notorio también el montaje de un gigantesco aparato paraoficial de comunicación, con base en Clarín y La Nación. Estas operaciones de prensa incentivaron la hipótesis de la existencia de una guerrilla mapuche entre agosto y noviembre.  En los últimos días, esos medios intentan sembrar dudas sobre la posibilidad de una “guerilla urbana” con conexiones internacionales que provocaron los incidentes en las marchas contra la Reforma Previsional.
Este clima represivo tiene como acompañamiento una obvia persecución hacia integrantes del gobierno kirchnerista o personajes relacionados a este, etapa iniciada con la detención de Milagro Sala y otros militantes de Tupac Amaru en enero de 2016. El histórico y triste lema “por una Navidad sin presos políticos” vuelve a actualizarse en tiempos de la Alianza Cambiemos.

Fuente: APU


About the Author



Back to Top ↑
  • Imagenes