Departamentales jueces-despotas

Published on abril 16th, 2018 | by encuentro judicial

0

El arte de sostener déspotas

La  estrategia de la Corte bonaerense durante la Presidencia de Hilda Kogan en relación al personal del Poder Judicial ha sido nefasta para los trabajadores judiciales. No sólo con el recorte en los ingresos y nombramientos del personal sino en el ajuste que ha efectuado en los salarios por medio de los descuentos y en la negativa constante ante las solicitudes de traslados de los lugares de trabajo. El caso de la departamental La Matanza.
Un claro ejemplo de esta situación es lo que acontece en la Departamental La Matanza con los escasos nombramientos como por ejemplo en Mandamientos y Notificaciones  en donde se nombró personal sólo luego de reiterados reclamos y marchas a la Corte. O el caso del ingreso por la ventana de la nueva Intendenta que no corresponde al sector de Ordenanzas pero sí es parienta de dos camaristas lobbistas y sin escrúpulos que han sido asesorados por algunos funcionarios de la Secretaria de Personal para que el Subintendente decline el ascenso que le correspondía. Un escándalo y una decisión perversa.
En la Departamental La Matanza hay fueros colapsados. Ejemplos: sólo dos Juzgados de Ejecución, o el fuero de Familia que no da abasto con la atención de casos y demandas en su mayoría referidos a violencia doméstica y de género. El primer día hábil de feria ingresaron más de 300 casos de violencia para un equipo técnico y una planta de personal que necesita ser aumentada inmediatamente.
No existe una normativa que pueda restringir los escritos electrónicos a un cierto horario determinado. En el fuero Laboral se sufre el embate de esta decisión sin participación del Sindicato. Es mal visto un compañero que cumple el horario establecido por la Corte de 8 a 14 horas. Es así como en el fuero Civil y Comercial se estableció la costumbre de ingresar antes de las 7 hs. y retirarse a las 17 hs., con suerte, si el juez no se entera previamente que tendrá inspección y entonces se quedan a dormir (no es metafórico, se quedan toda la noche). Las y los compañeros se niegan a denunciar estas prácticas abusivas. Tampoco reciben compensación horaria. Es parte del contrato que los déspotas ejecutan.
En la notable decisión del Palacio, las y los compañeros que tienen la valentía de denunciar a los magistrados déspotas tienen que regresar al lugar de trabajo después de haber pasado por la tribulación de los malos tratos de las juntas médicas como ha sido el caso del Juzgado de Garantías 4.
La Secretaria de Personal de la SCJPBA se ha transformado, en esta Presidencia, en selecta asesora en el arte de sostener a los déspotas. Se ha convertido en un linaje oculto de la exquisitez cortesana en sacrificar trabajadores (llamada a Daniel González). Por otro lado, no contar con convenio colectivo de trabajo nos hace discutir solo en casos aislados y no de conjunto a la totalidad de las y los trabajadores del Poder Judicial (llamada a la coalición Verde-Celeste que conduce la AJB).
Así estamos.


About the Author



Comments are closed.

Back to Top ↑
  • Imagenes